La mejor arquitectura en el centro de Munich

Los amantes de la arquitectura tienen una cita en el centro de Munich donde pueden encontrar edificios y monumentos de gran valor histórico y arquitectónico. Pero también en los alrededores de la ciudad, como se puede comprobar en escapadas como el neuschwanstein tour que lleva a los viajeros a conocer algunos de los castillos más famosos de Baviera, con una fascinante historia detrás.

Vamos a descubrir algunas de las visitas obligadas en el centro de Munich para los amantes de la arquitectura. Algunas de ellas muy actuales y que tienen detrás a los más reputados nombres de la arquitectura actual.

 El Museo Lenbachhaus

La casa original data del 1891 y era la vivienda y el estudio del artista Franz von Lenbach. Sufrió numerosos cambios y ampliaciones hasta que en el año 2013 se terminó el proyecto del nuevo museo capaz de conjuntar lo antiguo con lo nuevo y de crear numerosos espacios adicionales que han convertido este edificio en uno de los más visitados de la ciudad. Detrás de esta transformación está el reputado arquitecto Norman Foster.

La catedral

La catedral de Nuestra Señora de Munich, conocida como La Frauenkirche, es el edificio más alto que se puede encontrar en la ciudad ya que hay una ley que impide construir ningún edificio más alto que las torres de la catedral en todo el centro y en gran parte de las afueras. Esto hace que destaquen de una manera muy notable. Es de estilo gótico tardío y se levantó en el año 1494.

El estadio Allianz Arena

Los responsables de su diseño y construcción son los suizos Herzog & Meuron. Además de ser un estadio muy llamativo de por sí, cuenta con un elemento que lo hace único y que es su iluminación. Según el equipo que juegue en su interior se podrá ver el estadio iluminado de un color diferente. Incluso se ilumina en otras tonalidades con ocasión de fiestas populares como San Patricio, con su particular color verde.

La Residencia de Munich

Se trata del palacio real urbano más grande de Alemania y, actualmente, funciona como un museo. Cuenta con 130 habitaciones y nada menos que 10 grandes patios. Alberga un teatro y una sala de conciertos. Tuvo que ser parcialmente reconstruido tras la Segunda Guerra Mundial. Las partes más antiguas del mismo datan del 1385 y a partir de ahí fue ampliado en diferentes épocas y con estilos distintos. Una visita obligada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *