Como revisar los amortiguadores del coche

Los amortiguadores juegan un papel fundamental en la seguridad de tu vehículo, y por esto deben estar en buen estado. Para hacer el cambio, seguramente estarás buscando un taller cercano y por este motivo te recomiendo el taller de Aurgi, porque allí encontrarás todo lo que necesitas a los precios más bajos.

Sin embargo, para revisar los amortiguadores de tu vehículo debes fijarte en algunos puntos que resultarán fundamentales. Estos los he reunido en este post con la finalidad de que puedas conseguir el máximo rendimiento posible.

Claves para la revisión de los amortiguadores

Para que puedas revisar los amortiguadores de tu vehículo de una forma óptima debes asegurarte de fijarte en los siguientes puntos básicos:

Inspección visual

Es vital realizar una inspección visual de los amortiguadores, porque de esta forma podrás asegurarte de verificar el estado de los mismos. En caso de que conduzcas por terrenos con una alta concentración de sal puede aparecer fácilmente óxido en la superficie de los mismos.

Por otra parte, debes estar verificando que no exista ningún tipo de fuga de aceite que pueda afectar el rendimiento de los mismos. Para ello, debes estar revisando de forma periódica el sitio donde aparcas el coche y si hay manchas de aceite en el suelo debes llevar el coche de inmediato al taller.

Prueba del rebote

Es una prueba fundamental a la hora de conseguir un buen rendimiento en tu vehículo, y puede ser muy útil para comprar un coche de segunda. Consiste en ejercer presión sobre la carrocería hasta que la suspensión descienda y soltarla.

Cuando se suelta la presión el coche debería volver a su posición original en un solo movimiento y de forma suave y controlada. Sin embargo, si tu coche comienza a dar rebotes esto quiere decir que los amortiguadores están en mal estado.

Revisiones periódicas

Es fundamental que estés llevando el coche de forma regular a un taller mecánico para una revisión de los amortiguadores. Lo ideal es estar visitando el taller mecánico por lo menos una vez cada 20.000 kilómetros para que puedas conseguir el máximo rendimiento posible.

De esta forma, se podrán detectar los posibles fallos que se pueden producir en los amortiguadores y repararlos de inmediato. Recuerda que, dependiendo del uso que le des a tu coche la durabilidad de los amortiguadores puede verse reducida por lo cual no existe un kilometraje específico a la hora de hacer el cambio de los mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *