Tumores en la nariz

La mayoría de los tumores en la nariz están relacionados con el cáncer de piel. Los melanomas causados en su mayor parte por el sol son uno de los principales problemas de esa zona, aunque también existen otras lesiones como el carcinoma basocelular o los carcinomas escamosos.

Un ejemplo muy conocido es el de Hugh Jackman. El famoso actor ha tenido que ser intervenido en varias ocasiones por carcinomas nasales. En su caso fueron causados por el sol, ya que ha reconocido que en su juventud acostumbraba a salir a la calle sin protección solar. El actor, originario de Australia, un lugar en el que el sol y la playa son casi culturales, desconocía que el efecto del sol sobre su piel era acumulativo. Tras su experiencia, hoy se ha convertido en un destacado defensor del uso de protectores solares que siempre recomienda en las redes sociales.

En algunos casos, tras la operación de estos tumores, se hace necesaria una reconstrucción de la nariz. Tumor de nariz y reconstrucción van con demasiada frecuencia unidos porque a menudo el tumor está situado de modo que impide respirar la paciente o que modifica sus orificios de entrada. Al extirparlos, la forma de la nariz se ve comprometida siendo necesaria la intervención estética para reconstruir la nariz y que la apariencia física del paciente sea o bien la misma o bien similar.

Cuando se opera la nariz para extirpar un tumor lo más importante es quitar todo el tumor y limpiar cuanto sea posible el área afectada. Evidentemente, la salud es la prioridad. Pero hecho esto, el factor estético es sin duda alguna muy importante. Cada caso hay que valorarlo por separado y ver si es posible realizar la reconstrucción de la nariz en la misma operación en la que se extirpa el tumor.

En algunos pacientes esto no es posible y tampoco es posible reconstruir una nariz similar a la que se tenía porque los daños en la estructura de la misma son bastante serios. Pero conseguir una nariz estéticamente aceptable y que además sea funcional es muy importante y se puede lograr en la mayoría de los casos.

Normalmente, el cirujano puede comentar con el paciente lo que va a suceder tras la extracción del tumor, pero hay casos en los que realmente no se conoce el alcance del mismo o los daños que ha causado hasta que no se comienza a intervenir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar